28-04-2016
VOLVER

Morezón.Esquí de travesía

Una clásica de Gredos


   

Domingo 10 de abril. Tras dos semanas de inestabilidad y con la Cantábrica cerrada por niebla y viento, el mapa que entendemos los tontos colocaba un sol en Gredos tras un sábado de diluvio. 

Con la incertidumbre de si la nieve habría aguantado y de si iba a estar para fiestas, llegamos a la Plataforma,tras las dos horas y media de rigor, Tete, Sandra, Tuda y yo, más los fantasmas de Ana y Cario, que no llegaron a venir pero con los que unos y otros contábamos. Cuatro coches, nadie más, que el agua moja mucho y si no podemos ir el sábado, para qué vamos a ir el domingo... 

Sol, en principio, agua y hielo en la calzada hasta el pluviómetro (hasta aquí todo muy romano), y Tete maldiciendo la tradición mediterránea de pavimentar caminos. Tras los consabidos resbalones, allí nos calzamos los esquíes (parece que no ha llovido tanto) y hasta la cima del Morezón (2389m), con continuidad y en medio de una clase de meteorología: sol, llovizna, agua nieve,nieve,viento, otra vez sol, ahora sin relieve, de pronto despeja, abril...

   Empezamos, sin salirse de lo blanco, ¡eh! Primera pala, directa a Navasomera, bien, sin relieve, pero bien: nieve polvo, los centímetros justos que habían podido llegar a caer en intervalos desde que empezamos, y el resto, más abajo, crema. De pronto, tras quitarnos las tablas para ganar algo de descenso subiendo al Cerro de la Cagarruta, abre. Nos sabemos afortunados. Creo que le leí a don Eloy Santín que al bajar esquiando en las travesías lo normal es que te encuentres un tramo perfecto (que disfrutas como un dios), una pala buena (que gozas como un hombre), y el resto, nieve costra y caminos helados (en los que has de defenderte como un héroe). Pues disfrutamos, no sé si divina o humanamente, pero recuerdo a Tete, como un niño hasta arriba de chocolate en Disneylandia, y a estos, entusiasmados. 

A la Plataforma llegamos con copos como trapos. De eso me acuerdo, aunque puede que la memoria haya idealizado un tanto la mañana en que, en algún momento, vimos nevar con sol, no lo sé...
MIGUEL CASASECA MARTÍN


26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
26-08-2016
1
1
02-05-2016
Juanillo
No sabéis lo que os estoi echando de menos... Enhorabuena!!
29-04-2016
Sandra
Muy emotivo. Mi emoticón está llorando...
29-04-2016
tt
Magnifico Miguel!!! ...un bellísimo relato

NOTA: Los mensajes sin identificar serán eliminados.

La Agrupación Montañera Zamorana se reserva el derecho a no publicar mensajes ofensivos.

Los datos con (*) son obligatorios.

Fecha
*Nombre
*Comentario

Inserte el código: